despues de las vacaciones invernales, volvemos con un nuevo espectáculo

Después de un año onco-sabático

Vuelvo / quiero creer que estoy volviendo
con mi peor y mi mejor historia
conozco este camino de memoria
pero igual me sorprendo
...

Mario Benedetti

Y aquí estoy,
retomando mis clases y talleres,
dándole forma a un nuevo espectáculo para mayo,
aprendiendo a hacer una pasta frola buenísima
y en notas como esta:

El malestar en la lectura


Porteños: Marta Lorente, narradora oral Defiende la narración hablada en tiempos en que la lectura multiplica sus fuentes. El oído, dice, tiene un efecto igualador. 
Con un libro. Esta docente y actriz no está de acuerdo con las campañas de lectura: “El verbo leer no soporta el imperativo”, explica.                              Foto: Diego Waldmann
Hernán Firpo
El revisionismo debería ocuparse de seres humanos como Marta Lorente, que se dedica a la narración oral en el living de su casa o donde tenga permiso. Posiblemente en extinción, el narrador oral –la cuentería misma– ha sido piedra angular de una industria fundamental del entretenimiento: la alfabetización. ¿Qué función cumple –o cumplió– ella en esta conspiración abecedaria?
  “Ay, me encantaría formar parte de una conspiración abecedaria. Toda conspiradora tiene mala fama y me haría sentir dentro de una película de espionaje. Yo sería una distribuidora, sin intermediarios, de las mejores historias para sumar lectores y oyentes desprevenidos”.
¿La lectura destruyó la narración oral? 
Tanto el libro como la alfabetización atentaron contra la narración oral en su forma originaria, donde la narración lo era a secas y no había otra forma. La llamada oralidad primaria era la que se usaba como medio para transmitir valores, noticias y todo aquello que una comunidad necesita para que perduren sus tradiciones. En una cultura oral, el conocimiento que no se repite constantemente, se pierde. Pero creo que la narración oral sigue viva porque despierta sensaciones interesantes: si yo entrego un texto al público para que lo lea, cada uno va a entrar en su propio mundo lector; el que lee se aísla. En la narración oral, el oído es un sentido unificador que logra una comunión en el auditorio.
¿Cuántos buenos lectores se perdieron por culpa de los edictos que obligan a leer?
Bueno, el “hay que leer” provoca la reacción contraria. Como dice Daniel Pennac, “el verbo leer no soporta el imperativo”. La lectura no puede imponerse ni decretarse. Según Macedonio Fernández es como decirle a una mujer algo tan absurdo como “¡Amadme!”.
¿Es necesario leer?
La lectura no te garantiza que te conviertas en buena gente, pero si no leés quedás al margen de la sociedad. Perdés voz y voto, perdés campanas. Se podrá aducir que la radio o la televisión te acercan, pero la lectura implica un nivel de reflexión que otros medios no permiten.
¿Estás de acuerdo en que la ignorancia de los pueblos incluye una buena campaña nacional de fomento de la lectura?
Trasmitir el hábito de la lectura es una tarea sutil.
Digo, una buena campaña de lectura de esas provocan el consabido rechazo...
No creo en las campañas. La promoción es absolutamente inútil. Sigo confiando en el modo en que yo me relacioné con la literatura: con los libros ahí. De hecho, trabajo como docente en escuelas normales, trasmitiendo el arte de contar historias a futuros docentes de primaria y de inicial, y aplico este estar ahí de los libros trabajando mucho en la biblioteca, para que los tengan bien a mano.
 ¿Leer autoayuda es leer?
 ¡Libros de autoayuda! ¡¿Quién no ha recurrido a alguno?! Todo es lectura, hasta para leer un prospecto medicinal hay que aplicar la comprensión y así no envenenarnos. Tal vez no podamos clasificarlos como literatura, aunque, pensándolo mejor, te trasladan a ese lugar al que querés acceder, seguramente distinto del que estás transitando y que no te sale bien.
¿La literatura continúa siendo algo contemporáneo?
La literatura siempre va a ser contemporánea mientras la humanidad siga siendo siempre tan parecida a sí misma, mientras se sigan clonando las historias de hombres, mujeres, gays, travestis en cualquier formato y soporte. Yo destaco la importancia de la lectura. Está en mi intención compartirla, mostrarla y contarla. Pero no podemos obligar a leer, porque si bien se puede admitir perfectamente que un individuo rechace la lectura, es intolerable que sea, o se crea, rechazado por ella. Y a esto agrego que mi obligación es facilitar los conocimientos para que cada uno pueda elegir libremente qué clase de literatura prefiere.
Nombrabas a Macedonio. El ya hablaba del “lector salteado” hace casi un siglo. ¿Se estaba anticipando a la Era de la Fragmentación?
No hay dudas acerca de la modernidad de Macedonio Fernández: fue el primer autor preocupado por la figura del lector. Dijo: “¿Qué es el Lector? El único que no ha encontrado hasta ahora la compasión de nadie”. El clasificó a los lectores en varias categorías, entre otras, el lector seguido y el lector salteado (el que entrelee). Y en eso se anticipó a esta manera actual de leer, donde hay tanto y, como no se puede con todo, se salta de un contenido a otro, con sus desventajas, por supuesto, que tienen que ver con la poca concentración, la inmediatez y la fragmentación.



Sus deseos son ordenes...

2014


Sus deseos son ordenes...



 2014


Pecado carnal

Funciones despedida : 
5 y 12 de abril  22:00 horas

El lenguaje es una piel.
Yo froto mi lenguaje contra el otro: es como si tuviera palabras a manera de  dedos o dedos en la punta de mis palabras.                                                                                       Roland Barthes




y a prepararse para el nuevo espectáculo
Sus deseos son ordenes...
relatos eróticos a la carta
Sábados a las 22:00 a partir del 17 de mayo

Reservas al 15-4496-1296
martalorente@cuentosaldia.com



E

PECADO CARNAL 
una propuesta diferente 
Ir al teatro es una cosa. Pero ir al teatro en la casa de la protagonista de la obra….Y ver el espectáculo en un living acogedor, con una copa de vino acompañada con tapas preparadas por la narradora es otra. La narradora Marta Lorente organiza este festín íntimo en su living, para pocos invitados. A los que les relata una antología de relatos eróticos


Pecado carnal .Relatos eróticos. Un espectáculo de cuentos basado en textos de la literatura erótica, que reúne a Baudrillard, Roland Barthes, Vargas Llosa, Doris Dorrie, Cristina Wargon, Alicia Steimberg y el Kama Sutra, entre otros




Como Lorente además de contar bien cocina mejor, luego del espectáculo el lugar se convierte en un petit restaurant donde se puede compartir un plato salido de la cocina de Marta. Los que se animaron hasta ahora han probado unos Muslitos ardientes con papas a la crema, Penne a la putanesca y un ossobuco al malbec para, eróticamente, chuparse los dedos.




Los sábados a las 22:00 
El living de Marta
solo con reserva previa al 15-4496-1296 martalorente@cuentosaldia.com 




Experiencias
Loreley Gaffoglio

Escuchar historias eróticas junto con un grupo de extraños y… en casa ajena

El último sábado, una cronista se animó a ser parte de esta propuesta a puertas cerradas.

Sábado de luna llena, sugestiva y enigmática. El barrio de Almagro esta impregnado por unue aroma a jazmines. En una noche así, de temperatura primaveral, muy probablemente estaría cerca de1 Rio de  la Plata. Por el solo afán de entrar en el estado alfa que me provoca ver el resplandor plateado contonearse en el agua. Ese es un ritual sagrado, sedicioso a nivel hormonal. Esta noche, sin embargo, otro tipo de liturgia despertara mis sentidos. Los míos y los de la docena de extraños con los que comparto el living de una casa en la que jamás había estado antes.

Dispuesta a probar cosas nuevas, en ese infalible menú de sorpresas que ofrece la noche porteña, he aplazado la contemplación lunar para zambullirme en la escucha.
Seré testigo de un "Pecado carnal", de un juego pulsional a partir de la oralidad. Eso, al menos, promete  el titulo del espectáculo de narración oral que, a puertas cerradas,    ofrece Marta Lorente, una actriz, narradora y docente de literatura que desde hace cinco anos recibe — en su casa y cocina a un puñado de invitados. Los seduce con historias  y  platos caseros. Con relatos de deseo y de pasión; pura literatura erótica de autores en su mayoría latinoamericanos.

La casa de Marta es amplia, de techos altos, con muebles antiguos de estilo. Adentro, la voz de Caetano Veloso esta acompañada por velas, arreglos de flores y lámparas con
luces tenues, arropadas por gasas de colores. El living y el comedor tienen rincones acogedores y segmentados. De esa manera, los invitados —tres parejas, un grupo de cinco mujeres, mi acompañante y yo— se ubican según sus ganas de compartir o no la intimidad del espacio.
Antonio, el marido de Marta, nos recibe en el hall y nos sirve una copa de malbec, marca Pecado. La conversación fluye esponnea: navegante, capitán de un velero, el
Finis Terra, Antonio realiza travesías por el Rio de la Plata y e1 Atlántico.. Puede llegar hasta Brasil, si se lo piden. De eso hablamos. De eso y del bar cultural que tuvo tiempo
atrás en Palermo, donde conoció y actuaba Marta. Alina, la hija de Antonio, nos conduce a nuestra mesa y nos srve unas tapas: tortillas, grisines y guacamole sobre una ostra.

Puntual, alas 22.15, irrumpe en el living Marta, pantalón negro y camisa de encaje blanco. Baila, cierra los ojos y con voz grave, casi arrabalera, dispara: "La música es una piel. El lenguaje también es una piel. Yo froto mi lenguaje contra el otro. Es como si tuviera palabras a manera de dedos o dedos en la punta de mis palabras...". Lo que sigue son extractos de Fragmentos de un discurso amoroso, de Roland Barthes.
Su entonación, dicción y lenguaje  corporal logran captar la atención de todos.
Hay enjundia erótica y filosófica en lo que cuenta. "El regalo es caricia, es sensualidad, vas a tocar lo que he tocado: una tercera piel nos une... Porque el tema del contacto
plantea la cuestión de la respuesta: se le pide ala piel que responda", dice Marta, al dibujar con palabras el contacto de los amantes.

Yo celebro la audacia de lo que escucho. Pero mas me atrae la at  atmosfera intimista lograda de manera natural entre extraños, atraídos por una narrativa hilvanada con talento y altura: esa voz que me transporta a un palacio renacentista transformado en hotel, a una cena de sensualidad in crescendo entre dos amantes y la interrupción de los mozos cuando acercan los platos que plantea la inventiva Isabel Allende en "Los formales".
Lo que sobreviene es una ristra de historias de alto voltaje: Graciela Santos; un texto explicito de Alessandro Baricco, en Seda; el relato "Todo se arregla en la cama", de
Cristina Wargon, y la adaptación de Amatista, de Alicia Steimberg.
"Qué desacreditado que tenemos el sentido del tacto —continua Marta-. Nos tocamos poco y nos miramos mucho. El tacto plantea la cuestión central de la respuesta. Se le pide a la piel que responda."

En los 55 minutos que dura su performance, Marta no leerá —para desilusión mía- fragmentos del Kamasutra. Me hubiese gustado escucharla moverse en esas aguas.
Pero hilvanara un texto propio, hilarante, sobre las dificultades masculinas para encontrar el punto G. "Aunque ellos, que rara vez encuentran el azúcar en la cocina, delante de sus ojos -dice, con seguridad- prueban ser siempre muy voluntarios0s." Esta claro que su afán no es didáctico, aunque intuyo que a más de uno nos desasnará sobre la existenciade otros puntos cardinales: el A, el U, el X. Nadie parece incomodarse. Ella cuenta que elige hablar de estos temas porque de chica fue a un colegio de monjas: el grupo de mujeres suelta sonoras carcajadas. La pareja detrás de mi, que hoy cumple seis años de casados, cuchichea y se toma de las manos.

A mi me mueve la curiosidad. A los relatos eróticos los he leído, jamás los había escuchado. Me pregunto qué busca la gente: ¿convertir el relato carnal en un salvoconducto para su propio deseo? ¿Estimular la imaginación con ficciones y vidas ajenas? ¿O escuchar historias sin la censura del pudor de lo políticamente correcto?

Creo que el erotismo tiene mucho de cultural y en un ámbito publico, apoyado en la buena literatura, se convierte en una infalible arma de seducción. Una de la que incluso otros pueden apropiarse.
Pero si arriesgo el porqué de esta gente aquí, conmigo, pienso en el deseo de pasar   buen momento y en la necesidad. simple, llana, de escuchar una historia bien contada.

La Nación

Sábado28 de octubre de 2013
www.minutouno.com

Mario Vargas Llosa, Jean Baudrillard, Roland Barthes, Doris Dorrie y Cristina Wargon tienen una cita poco común: una despedida de soltera. La propuesta es innovadora, pero no más que llamativa. La nueva modalidad de las despedidas de solteras incluye desde lecturas de textos de autores clásicos -o no tanto- hasta reuniones de venta y promocn de juguetes sexuales. ¿ Quedaron atrás las salidas al club de strippers en “la última noche” ?

Sesiones de “Tuper-sex”, donde se venden vibradores y aceites con la naturalidad con la que antes se vendían recipientes de plástico o sesiones de narrativa erótica oral o que exploran el sexo por medio del humor, como las que realiza la actriz y autora Marta Lorente. Por estos días tiene su propia obra, Pecado carnal, donde relata desde textos de alto contenido erótico de Mario Vargas Llosa hasta algunas perlitas humorísticas de Cristina Wargon.


Para Lorente, no es una cuestión de sexo el tenor de los relatos pedidos por los “despedidos”, sino más bien una cuestión de actitud: “A veces me dicencontá lo más zarpado que tengas””, comentó a  la autora. Lorente reconoce que las mujeres que piden su presencia en sus despedidas de solteras, mixtas o no, son de por sí “gente particular” porque “ no son las que después salen disfrazadas en el baúl del auto”.

Las lecturas eróticas y las visitas “reveladoras” a clubes de strip tease son, según Arcis, “diferentes aristas de un mismo tema” y la eleccn de diferentes tipos de actividades en las despedidas de solteras no tendría tanto que ver con una sofisticacn de la celebracn como con las diferentes elecciones según la personalidad de la “soltera”, quien puede preferir algo “más sensual y menos grotesco que el sexo expcito”.


Martes 24 de Junio de 2008 16:20